Mis queridos Exageraditos:

Comunicado:

Hola, en primer lugar quiero darte las gracias por visitar mi blog, sea porque pasaste de casualidad o llegaste a través de otra persona, en segundo lugar me gustaría realmente visitar también tu blog, y más si eres mi seguidor porque me gustaría ser tu seguidora también; sin embargo, mi querido amigo, muchas veces no he podido acceder a tu blog porque no es visible el enlace respectivo, no es por falta de interés...¡jamás!, así que te pido un favor, si pasas por aquí y me sigues o no, te invito a dejarme un comentario, porque así me es más fácil llegar a tu blog. Si así lo haces no dudes que te visitaré prontito.
Palabra de Nina ♥
Mira que ya pasaron por aquí:

Gracias...los quiero

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Le dio la gripa

¡Ay mi bichito querido! pero que gripa tan feroz le ha dado, menos mal que el médico le ha dicho que se recuperará pronto, además le ha dicho que tiene que ganar peso, que si pesara unos cuantos kilillos más, la gripa no le hubiera hecho ni cosquillas, pero ya ven como es él, que nada le gusta, que esto o aquello le hace daño, que es alérgico a esto otro. A pesar que ya está un poco mejor, el médico le ha ordenado guardar cama y, ni modo, tendrá que pasarse el fin de semana así, tapado hasta el cuello y tomando sopa de pollo. Lo bueno de todo es que aquí estoy yo, como su enfermera particular; velo su sueño, le tomo la temperatura y le consigo lo que necesite. Que me contagie la gripa no me preocupo, tengo una salud de hierro, la última vez que me dio una de aquellas, fue cuando tenía diez años, y de allí nunca más.
No hay nada que hacer debí estudiar para enfermera. Me desenvuelvo de lo mejor.
Ya es hora del almuerzo, la sopa huele bien, "vamos bichito, a tomarla despacito que esta calentita". En estos dos días he descubierto que los hombres son como niños, una gripa los destruye, una inyección de esas, los pone a temblar como gelatina, y hasta los jarabes deben saber a frutilla, para que este bichito se los tome. Pero para eso estamos su madre y yo, para consentirlo, ¡al menos en eso coincidimos!
Ahora los dejo y me apuro porque la mencionada señora se me adelanta con el postre, y ni hablar porque el pudín se lo quiero dar únicamente yo…

1 comentario:

Javier Martinez Valles. dijo...

Es verdad, somos fuertes para algunas situaciones "dificiles" pero una gripe nos tumba y lo que es más NOS ENGREIMOS jajaja...

Me agrado tu blog.

Saludos.

Más exageraciones por leer