Mis queridos Exageraditos:

Comunicado:

Hola, en primer lugar quiero darte las gracias por visitar mi blog, sea porque pasaste de casualidad o llegaste a través de otra persona, en segundo lugar me gustaría realmente visitar también tu blog, y más si eres mi seguidor porque me gustaría ser tu seguidora también; sin embargo, mi querido amigo, muchas veces no he podido acceder a tu blog porque no es visible el enlace respectivo, no es por falta de interés...¡jamás!, así que te pido un favor, si pasas por aquí y me sigues o no, te invito a dejarme un comentario, porque así me es más fácil llegar a tu blog. Si así lo haces no dudes que te visitaré prontito.
Palabra de Nina ♥
Mira que ya pasaron por aquí:

Gracias...los quiero

jueves, 7 de octubre de 2010

¡Auxilio!...¡hoy cocino!

Dicen que a los hombres se les conquista y se les retiene por la barriga. Pues bien bonita forma de salvaguardar una relación, a través de la comida. Yo por mi parte decidí el día de hoy cocinar. No puedo decir que sea una experta, pero la intención es lo que cuenta, ¡espero¡.
Primero husmeé en una que otra recetilla, esas que dejó mi abuelilla, y que mi madre guarda celosamente en el desván de la casa. Las hojas amarillentas del magno libro estaban casi pegadas una a la otra, y la tinta apenas se distinguía. Leyendo y releyendo me decidí por un platillo que estaba segura que a mi bichito le haría enloquecer, si una ratilla puede cocinar (ratatouille) ¡cómo no lo podré hacer yo!
Me aseguré de tener todos los ingredientes a la mano, y con mandil y guantes, me dispuse a cocinar…me estremezco de sólo pronunciar esa palabra…cocinar ¡que raro! ¿no?.
Bueno me decidí por el famoso arroz con pollo. Compré todos los ingredientes:
• 4 presas de pollo
• ½ taza de aceite
• 1 cebolla mediana picada en cuadritos
• 3 dientes de ajo picados
• ½ taza de ají amarillo fresco licuado
• 1 taza de culantro molido
• 1 pimientos
• 2 tazas de arroz
• 1/4 taza de alverjas (guisantes)
• 1 taza de caldo de pollo
• Sal
• Pimienta
Luego de lo cual me puse manos a la obra. Como les repito las hojas del libro de la abuela estaban muy gastadas, así que en muchos casos tuve que adivinar lo que seguía en la preparación. Con cuidado puse la olla en la hornilla, le eché algo de aceite y me puse a trozar el pollo (de acuerdo, sé que debí haber hecho esto antes de poner la olla en la hornilla) y luego lo eché a la olla para que se dore, ¡qué buen olor despedía! Una vez dorado, aunque reconozco que por poco se me quema, lo retiré de la olla, pero dejé la misma aún en la hornilla. Miré el dichoso libro y decía que debía echarle la cebolla, fue entonces que recién me puse a picarla en cuadritos. La muy condenada me hizo llorar como loca, así que con tal de acabar rápido la dejé en enormes trozos, además tuve que apurarme porque el aceite se estaba calentando demasiado y la olla empezaba a quemarse por un costado. Tratando de guardar la calma le lancé las cebollas; y demás está decir que esta hazaña, trajo como consecuencia que me salpicara algo del aceite en las manos (¡recién hechas la manicure!), le agregué el ají amarillo y revolví todo como loca, le eché el ajo que ya no me dio tiempo de picar, ni de machacar, pero sí alcancé a pelarlo ¡uf!. Cuando todo recontra dorado le eché las presas que se enfriaban esperando su turno en un tazón sobre la mesa. Luego le agregué el ingrediente secreto, y como es secreto no se los voy a decir…es secreto de familia. Seguí friendo todos los ingredientes hasta que el pollo se cocinó. Retiré las presas, y le eché a la olla el arroz, las alverjas, las zanahorias en cuadritos, el choclo y el pimiento. Le agregué el agua, verifiqué la sazón. Faltaba sal, luego le sobraba, para después nuevamente faltarle…¡en fin!. Lo dejé en la estufa por veinte minutos, hasta que se cocinó todo…¡uf! que afán de hacer esto todos los días.
Pero logré mi cometido…¡cociné! y yo solita, ahora a esperar a ver los comentarios de mi bichito. ¿Me aprobará? o ¿no?

2 comentarios:

Javier Martinez Valles. dijo...

Solo te falto la cerveza negra para el arroz con pollo jejeje...

Saludos.

Nina dijo...

ja,ja,ja bueno como que no era tan secreto el "secreto".
Nos leemos.

Más exageraciones por leer